20 de noviembre – “Todos los días enseñaba en el templo” (Lc 19,45-48)

Señor Jesús,
maestro de maestros,
sabemos que tu templo
es mucho más que nuestras iglesias,
capillas y lugares de oración.
Sabemos que tu claustro es el mundo entero,
la vida de los hombres y mujeres,
las plazas, los barrios,
las calles de nuestros pueblos y ciudades.

Señor Jesús,
maestro bueno,
sabemos que todos los días enseñas en el templo,
que hoy, como todos los días,
tienes una Palabra para nosotros,
un mensaje para cada uno,
una misión que quieres que llevemos adelante.
Ábrenos el oído.
Limpia nuestra mirada.
Movilízanos.

Señor Jesús,
maestro fiel,
te pedimos en esta oración de hoy
que no nos escondamos en los templos
por miedo a enfrentarnos a la vida,
a lo que le ocurre a la gente,
a lo que de verdad necesita el mundo de nosotros.
Te pedimos que nos hagas mujeres y hombres de oración,
hombres y mujeres dispuestos y expuestos,
cuya vida habla de ti sin malabarismos ni parafernalias.
Te pedimos que seamos capaces
de estar atentos a tu Palabra,
de ser buenos alumnos en tu escuela,
de aprender de ti todos los días.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias