20 de octubre – Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes” (Lc 12,13-21)

Padre Bueno,
en este mundo nuestro en el que se es si se tiene,
en el que tanto tienes tanto vales,
en el que si se tiene hay que tener de todo,
en el que el que tiene siempre quiere más,
en el que tener se ha convertido en una filosofía y estilo de vida,
en el que tener de lo mejor a costa de lo que sea
es una especie de epidemia que a todos llega,
en el que todo se mide por los bienes que uno atesora…
hoy nos dices que nos guardemos de toda codicia.

Padre Bueno,
en este mundo nuestro
en el que mientras unos andan sobrados de todo a otros, a muchos otros,
les sigue faltando lo imprescindible para poder vivir:
comida, bebida, medicinas, vestido…;
en este mundo nuestro
mientras los bienes de unos pocos apenas acertamos a ponerles cifras
porque son un verdadero despropósito,
a otros, a muchos otros, les sigue siendo extraño
dormir en una cama, ducharse por las mañanas,
comer varias veces al día, asistir a la escuela…
soñar con un futuro digno.

Padre Bueno,
danos la capacidad de ver y verte en lo sencillo,
en lo desapropiado, en lo simple.
Guárdanos de toda codicia,
egoísmo y deseos de tener siempre más.
Líbranos de depender de nuestros bienes
y de no compartir con los demás aquello que tenemos.
Repítenos con ternura que nuestra vida
no depende de nuestros bienes,
sino del amor con el que compartimos lo que somos
y tenemos con los demás.
Así te lo pedimos.

oscar.alonso©oracionesdiarias