1 de marzo: “Había un mendigo llamado Lázaro que estaba echado en su portal” (Lc 16,19-31)

Señor Jesús,
después de leer tu evangelio de hoy y pasarlo por el corazón,
sólo me viene a la boca decirte
¡Cuántos Lázaros tenemos entre nosotros!

Señor Jesús,
en los parques, en descampados, en las plazas,
en la entrada de nuestros portales,
en casas abandonadas,
en los cajeros de los bancos
y en la periferia de nuestras ciudades
sobreviven muchos Lázaros.
Me pregunto qué quieres que haga yo,
qué puedo hacer yo por ellos.

Señor Jesús,
nos sobra de todo,
consumimos de todo,
acumulamos de todo… y todo acaba cegándonos
hasta no advertir a nuestro prójimo, próximo o lejano.
Te pedimos con esta oración que inspires en nosotros
las palabras y los gestos oportunos
para estar cerca de tantos Lázaros
y aportar lo que esté en nuestra mano
para que deje de haber tanto Lázaro
porque ha dejado de haber tanto “rico” sordo, ciego y sin entrañas.

Señor Jesús, es urgente.
Convierte nuestro corazón.
Así te lo pedimos.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias