27 de febrero: “No os dejéis llamar “maestro”, porque uno solo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos” (Mt 23,1-12)

Señor Jesús,
¡a quien no le gusta escuchar de vez en cuando una buena palabra,
alguna alabanza, algo que le agrade el oído y le ensanche el corazón!
Somos humanos y nos encanta que hablen bien de nosotros
y que se sepa quiénes somos y dónde hacemos las cosas.

Y claro, a veces se nos va la mano y terminamos creyendo
que todos deben reconocernos todo cuanto hacemos,
que nos han de reconocer como los primeros y el centro de todo,
y que nuestros talentos nos sitúan en una posición de superioridad evidente.

Señor Jesús, te pedimos que nos hagas sencillos y humildes,
que nunca te perdamos de vista,
que desde nuestro ser últimos los demás descubran el valor del servicio y de la entrega generosa.
Haznos más gratuitos.
Haz que nos conozcan por el corazón que ponemos en cada cosa
y no por nuestro cargo o título.
Haznos descubrir en profundidad qué significa que tú eres el Maestro.
Así te lo pedimos.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias