22 de febrero: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” (Mt 16,13-19)

Señor Jesús ¡vaya pregunta!
El evangelio de hoy lanza una de esas preguntas
que para contestarse en condiciones,
sin decir lo primero que nos pase por la cabeza,
lo primero que recordemos de lo que alguien nos dijo de ti,
requiere espíritu y verdad.
Tu pregunta de hoy
reclama de nosotros vida, transparencia y discernimiento.

Señor Jesús,
¿quién eres tú para mí? ¿Qué digo yo que eres tú?
Son preguntas verdaderamente nucleares y me recuerdan a una pregunta
que me encontré hace poco en un escrito:
¿Qué sé de ti que no me hayan contado?

Señor Jesús,
con un poco de vergüenza o de temor a equivocarme en las palabras,
que no en lo que siento,
puedo decirte en esta mañana que para mí eres mirada atenta,
abrazo gustoso, amistad sin fisuras,
confianza inexplicable, maestro veterano,
bálsamo en la herida, cariño del bueno,
ternura de mamá, protección de papá,
razón de lo que soy y horizonte de lo que seré.

Señor Jesús,
que no olvide nunca que parte de mi misión
es decir a los demás quién eres.
Y eso sólo lo puedo hacer si experimento en primera persona,
cada día, en cada cosa,
sin maquillar el corazón,
que eres el Señor de mi vida, lo primero,
lo mejor que me ha pasado.
Así te lo pedimos.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias