13 de febrero: “En aquel tiempo, a los discípulos se les olvidó llevar pan” (Mc 8,14-21)

Señor Jesús,
¡menos mal que a tus discípulos
también se les olvidaban las cosas!
Andamos todo el día corriendo,
queriendo llegar a todo y no llegando a nada en condiciones.
Tenemos que ser buenos profesionales,
buenos padres, buenas parejas, buenos familiares,
buenos compañeros de camino, buenos creyentes,
buenos prójimo… y no nos da la vida.

Por eso hoy, Señor Jesús,
que es el último día
antes de entrar en el tiempo de la cuaresma, te pedimos:

– Que no se nos olvide nunca
ese gesto de cariño que alegra el día a alguien.
– Que no se nos olvide nunca
esa llamada a alguien que queremos.
– Que no se nos olvide nunca
ese tiempo dedicado a estar, a no hacer nada junto a alguien, a saborear la vida cotidiana.
– Que no se nos olvide nunca
decir “te quiero” a quien más queremos.
– Que no se nos olvide nunca
llevar algo al trabajo para compartir para celebrar lo que sea.
– Que no se nos olvide nunca
una mirada de complicidad con quien lo necesite,
un abrazo calentito de esos que uno desea que nunca termine.
– Que no se nos olvide nunca
compartir lo que tengamos.

Señor Jesús. Eso te decimos.
Eso te pedimos.
Que no se nos olvide nunca ser como tú.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias