21 de octubre 2016: “¿Cómo no sabéis juzgar vosotros mismos lo que se debe hacer?” (Lc 12,54-59)

Señor Jesús,
vivimos tiempos complejos,
revueltos, desconcertantes.
Sabemos estupendamente hacer análisis, dafos,
dibujar estrategias, controlar procesos y resultados,
viabilidades y logros,
pero seguimos sin saber cómo arreglar
este mundo nuestro herido.

Sí, Señor Jesús,
este mundo nuestro herido por tanta fragilidad,
por tanta miseria, por tanta injusticia,
por tanta enfermedad y tanto dolor,
por tanta avaricia sin fronteras,
por tanta comodidad y tanta indiferencia deshumanizante.
Y vas tú hoy y nos preguntas
“¿Cómo no sabéis juzgar vosotros mismos lo que se debe hacer?”.

Señor Jesús,
es todo tan grande y nosotros tan poca cosa.
Todo lo que sucede y que requiere ser cambiado
es de tal calibre que apenas alcanzamos a ver
qué debemos hacer en nuestro alrededor más cercano.

Por eso esta mañana te decimos
desde lo más hondo de nuestro corazón:
Renuévanos, Señor Jesús,
ya no queremos ser igual.
Renuévanos, pon en nosotros tu corazón.
Porque todo lo que hay dentro de nosotros
necesita ser cambiado, Señor,
porque todo lo que hay dentro de nuestro corazón
necesita más de ti.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias