21 de octubre – “Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá; al que mucho se le confió, más se le exigirá” (Lc 12,39-48)

Señor,
cuando leo el evangelio de hoy
enseguida me rebelo por dentro,
enseguida pienso: ¿Yo soy de los que han recibido mucho o poco?
¿A mí se me va a exigir mucho o poco?
Y depende de lo que pienso y de cómo me encuentro
así me respondo a mí mismo.

Pero, Señor,
yo sé que mucho me has dado y mucho me has confiado,
y que mucho me vas a pedir.
Sé, Señor, que todo cuanto tengo, sé, sueño y tengo es tuyo.
Que nada de cuanto me ocurre te es lejano ni extraño,
que todo cuanto vivo, vive y reposa también en ti.

Señor, hazme dócil a tu voz.
Señor, hazme agradecido con lo que he recibido.
Señor, que confíe como tú confías en mí.
Señor, que viva desapropiado, ligero de equipaje,
sin complicaciones, sin dobles sentidos,
sin más vidas y misión que la que tú has puesto en mí.
Señor, que me sienta exigido en el amor y en el servicio.
Señor, que en mí se haga posible el ciento por uno. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias