22 de abril – “Yo soy el pan de la vida” (Jn 6,35-40)

Señor,
para mi hambre continua de coherencia y autenticidad,
dame de tu pan.
Para mis deseos profundos de ser mejor,
de comprometerme más,
de practicar una bondad que restaure
y resucite personas y relaciones,
dame de tu pan.

Para crecer por dentro,
vivir desde dentro
y para ahondar cada vez más
en el misterio de tu vida y de la mía,
dame de tu pan.
Para encontrar razones para seguir esperando,
ara ser motivo de esperanza para otros,
para vivir esperanzadamente,
dame de tu pan.

Para saciar hambrunas que no sacian los alimentos
y esa sed de vida que no conoce límites,
dame de tu pan.
Para vivir con honestidad,
sin apariencias, alegre y entregado,
dame de tu pan.

Para vivir resucitado,
dando paz por donde paso
y pasando por donde lo hacías tú,
dame de tu pan.
Para construir cosas nuevas
y reconstruir lo que se cayó,
para atender a los heridos y sanar a los enfermos,
dame de tu pan.
Para saberme en comunión contigo y con los demás,
para no perderme lo mejor de la vida,
para que mi fe en tu vida y resurrección
sea siempre más fe y menos sueños,
para que el día de hoy sea testigo tuyo en medio del mundo,
dame de tu pan. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias