22 de enero – “Levántate y ponte ahí en medio” (Mc 3,1-6)

Cuando ves que estoy asustado por la realidad,
acobardado por el tamaño de los retos,
angustiado porque no llego a todo lo que quiero llegar,
cuando ves que estoy así me dices
“levántate y ponte ahí en medio”.

Cuando ves que mis heridas no cicatrizan tan rápido como quisiera,
que soy lento en el compromiso,
excesivamente reflexivo en la solidaridad
y escueto en el servicio a los otros,
cuando ves que soy así me dices
“levántate y ponte ahí en medio”.

Cuando ves que se me pasan los días y me vive la vida,
que no termino de entrar en tu dinámica,
que me faltan las fuerzas y el cansancio me paraliza,
cuando ves que estoy así me dices
“levántate y ponte ahí en medio”.

Cuando descubres que quiero seguirte de corazón,
que quiero entregarme a los demás,
que me conmueve las entrañas la vida de los otros,
que me hace feliz creer en ti,
que todo lo puedo en ti y en ti todo me es posible,
pero que me cuesta dar el último paso,
me cuesta tomar decisiones,
optar radicalmente por tu proyecto,
cuando ves que estoy así me dices
“levántate y ponte ahí en medio”.

Cuando me dices “levántate y ponte ahí en medio”
me siento amado y restablecido,
curado y enviado.

Por eso hoy te digo,
aquí estoy:
que sea lo que tú quieres. Amén