22 de noviembre 2016: “Mirad que nadie os engañe” (Lc 21,5-11)

Señor Jesús,
de las rebajas deslumbrantes,
de las facilidades incomprensibles,
de las baratijas de última hora,
cuando hablamos del sentido de la vida, libéranos.

De las amenazas,
de los miedos paralizantes,
del pánico que provoca la constante sensación
de que alguien nos va a hacer daño, libéranos.

De la frialdad,
de las relaciones protocolizadas,
de las diplomacias deshumanizantes,
de los protocolos que hablan de “capital humano”, libéranos.

Señor Jesús, que no nos engañen.
Que no nos dejemos engañar
por los profetas del desencanto,
pero que tampoco pensemos
que el desequilibrio en el que vive la humanidad
puede durar mucho más tiempo.

No es posible tanta injusticia.
No es posible más corrupción.
No es posible tanto dolor.
No es posible tanta ceguera
con el prójimo próximo y lejano.
No es posible más ambición
desmedida y aniquiladora
de todo lo verdaderamente humano.
No es posible más explotación sinsentido del planeta.
No es posible más inmoralidad.
No es posible más niños sin infancia,
más jóvenes sin futuro y más adultos sin horizonte.
No es posible…

Señor Jesús,
hoy nos recuerdas que los seres humanos
olvidamos con facilidad que somos vulnerables,
que nos rompemos con facilidad,
que no respetamos las alianzas
y que necesitamos habitar en ti
para no olvidar qué somos y a dónde vamos.
Quédate a nuestro lado.
Sé tú nuestra Verdad.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias