22 de octubre – “Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá; al que mucho se le confió, más se le exigirá” (Lc 12,39-48)

Señor, sé que a mí mucho se me ha dado:
la vida, el día a día, tantas capacidades,
tantos talentos, tantos proyectos,
tantas posibilidades, tantas experiencias,
tantas relaciones, tantas oportunidades,
tantas personas, tantas pasiones,
tantas experiencias, tantos dones… tanto.

Señor, sé que a mí mucho me has confiado:
ser hijo tuyo, ser hermano de todos,
ser discípulo tuyo, ser testigo de tu proyecto,
ser profeta en medio del mundo,
ser tu palabra y tus manos… ser desde ti.

Señor, sé que a mí mucho se me ha dado
y mucho se me ha confiado,
y hoy me recuerdas que del mismo modo mucho se me exigirá.
Ojalá esté a la altura de las circunstancias,
ojalá en la exigencia pruebe mi fe, mi esperanza y mi caridad.
Ojalá, porque mucho se me ha dado,
mucho regale, multiplique y entregue de todo corazón.

Señor, porque mucho me has dado y confiado,
mucho quiero darte.
Dame la capacidad necesaria
para agradecerte cuanto soy y tengo,
y la fe necesaria para nunca olvidar
que todo procede de ti y a ti se dirige. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias