22 de octubre – “¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división” (Lc 12,49-53)

Señor, tu Palabra de hoy, a primera vista, no me gusta.
Me duele leer que has traído división,
fuego, desencuentros entre padres e hijos,
entre suegras y nueras… me duele.
Tu Palabra de hoy me confunde.

Señor, tu Palabra de hoy,
sin leer entre líneas,
me rebela contra lo que ya conozco.
Así es el mundo en el que vivo:
muchísima gente enfrentada a otra,
guerras fratricidas,
padres que abandonan a sus hijos,
hijos que odian a sus propios padres,
suegras y nueras que acaban por desmigajar toda la familia…
fuego que quema relaciones, proyectos, tierras…

Señor, ¿qué quiere decir tu Palabra de hoy?
Si leo con más calma descubro qué quieres decirme hoy:
viniste a traer guerra de paz y esa fue tu pasión.

Señor, eras consciente de que tu tarea no es fácil:
que todos pasen de la muerte a la vida;
invitar a que todo el mundo tome partido,
o contigo o contra ti,
aunque eso suponga enfrentamiento y división.

Señor, hazme valiente.
Que divida para multiplicar,
que ame más y ame mejor,
que sea consciente de que la misión a la que me envías no es fácil,
que no siempre se comprende,
que no siempre termina como yo quisiera.

Aquí me tienes un día más. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias