23 de febrero – “¿Cuándo te vimos y te alimentamos, te dimos de beber, te hospedamos, te vestimos y fuimos a verte?” (Mt 25,31-46)

Señor, ¿cuándo? ¿cuándo? me pregunto.
Cuándo te veo yo necesitado, agobiado, enfermo,
solo, desahuciado, sin trabajo, corrupto,
amargado, hambriento, entristecido, insatisfecho,
angustiado, asustado, pobre, crucificado,
encarcelado, sin dignidad, insultado,
apartado, desgraciado, herido, roto,
traumatizado, etiquetado, maltratado,
humillado y ajusticiado? ¿Cuándo?

Señor, basta que mire a mi alrededor,
basta que mire el telediario,
basta que escuche las noticias,
basta que mi mirada se detenga un instante en la vida de los otros,
de tantos otros, para descubrir que estás cerca,
que te dejas ver cada día,
que no tenemos excusas para ser ternura y misericordia para los otros,
para ser tú en medio de los otros,
en medio de nosotros.

Señor, te veo cada día,
te veo a cada instante,
te siento cerca, demasiado cerca…
hazme sensible, cercano, tierno, justicia y servicio
para los que me rodean.

Señor, que no me pregunte cuándo
porque cuándo es siempre. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias