23 de marzo – “Tú, ¿qué dices?” (Jn 8,1-11)

Señor, aquella pregunta que te hacían a ti los escribas y fariseos
hoy siento que se me hace a mí:
ante tanto dolor no tenido en cuenta,
ante tanta injusticia,
ante tantas diferencias y desigualdades,
ante tanto maltrato,
ante tanta falta de respeto,
ante tanta indiferencia,
ante tanta pobreza y miseria,
ante tanta corrupción,
ante tanto despilfarro,
ante tanta soledad,
ante tanta indigencia,
ante tanto fanatismo,
ante tanta proliferación de la violencia y el acoso,
ante todo esto, yo ¿qué digo?

Señor, reconozco que la realidad me abruma,
me asusta y me repliega sobre mí mismo.
Son tantos los frentes abiertos que no sabría por dónde comenzar.
Me parece todo tan difícil de cambiar.
Me considero tan poca cosa al lado de esta ingente cantidad de cosas
que no van bien, es más, que cada vez van a peor…

Señor, si como decía San Francisco,
tú que eres el Bien, todo el Bien, el sumo Bien,
Señor Dios vivo y verdadero.
Si Tú eres Amor, Sabiduría, Humildad, Paciencia.
Si Tú eres belleza, Seguridad, Paz.
Si Tú eres Gozo y Alegría.
Si Tú eres Justicia, Templanza y toda nuestra Riqueza.
Si Tú eres Belleza, Mansedumbre, Protector, Custodio y Defensor.
Si Tú eres Fortaleza y Refugio.
Si Tú eres nuestra Esperanza, y nuestra Fe.
Si Tú eres Caridad y nuestra Dulzura…
dame la posibilidad de ser algo de todo eso
para con mis hermanos.

Haz que yo diga todo eso con mi vida,
que aporte un granito de arena en esta playa inmensa de la vida,
que sea una gota de agua en medio de este océano
que necesita testigos, hombres y mujeres buenos
que reflejen con su vida quién eres. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias