24 de octubre: “Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas” (Lc 12,35-38)

Señor Jesús,
tener ceñida la cintura es estar alerta,
preparados para lo que el día nos depare,
dispuestos a afrontar con esperanza lo que venga.

Señor Jesús,
tener ceñida la cintura significa estar disponibles para servir,
para lavar los pies a los demás,
para darlo todo en cada momento.

Señor Jesús,
tener las lámparas encendidas significa estar listos para emprender nuevos caminos,
estar dispuestos a cambiar nuestros planes,
estar atentos a las tinieblas que viven los demás,
querer iluminar la vida de aquellos que tenemos en torno y a nuestro cargo.

Por eso hoy, Señor Jesús,
te doy gracias por despertarme y avisarme:
estaré con la cintura ceñida y la lampara encendida por si me necesitas,
por si me necesitan, p
or si decides desacomodarme e interpelar mi rutina y mi modo de hacer las cosas.

Señor Jesús,
aquí me tienes.
Dispuesto, alegre, comprometido.
Gracias por este nuevo día.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias