28 de mayo: “Jesús se le quedó mirando con cariño” (Mc 10,17-27)

Señor Jesús,
tú nos lo dices a menudo:
debemos estar atentos a lo que acontece,
debemos estar alerta, vigilantes a lo que sucede,
debemos tener una mirada despierta…
pero en muchas ocasiones se nos olvida
y distraídos nos perdemos lo mejor de la vida.

Señor Jesús, hoy tu Palabra vuelve a hablarnos de búsquedas,
de encuentro, de condiciones, de llamada,
de discernimiento y de miradas.
Tú mirabas con cariño a la gente.
Tú sacabas de los demás lo mejor.
Tú eras capaz de combinar firmeza y ternura.
Tú eras capaz de ver y mirar, de observar y contemplar.

Por eso hoy, Señor Jesús,
te pedimos que nos des una mirada como la tuya,
una mirada atenta, provocadora y cariñosa.
Una mirada que llame y enamore,
una mirada que llame a la autenticidad y al compromiso,
una mirada que no juzgue sino que invite a vivir con hondura el propio proyecto.
Una mirada liberadora.

Danos, Señor Jesús, esa mirada.
Así te lo pedimos.
Así sea

Oscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias