25 de febrero – “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos” ( Mc 9,30-37)

Señor,
quiero ser el primero de todos, ¡quién no!

Ahora, eso sí,
las condiciones que me pones
no siempre me vienen bien,
es más, me ponen a prueba en cada decisión,
en cada juicio, en cada paso que doy.

Ser el último de todos
en un mundo en el que todos queremos ser los primeros,
en el que nadie quiere perder baza,
en el que los últimos son siempre los últimos,
en el que para ser alguien
parece que es necesario y obligatorio
tener de todo, no renunciar a nada
y aparecer el primero en todas las listas…
…ser el ultimo ¡es tan difícil y exige tanto!

Y no sólo me pides ser el último,
sino ser además el servidor
y no sólo ser servidor,
sino ser servidor de todos.

Reconozco que servir me cuesta, pero me gusta.
Me llena, me reconforta, me realiza…
pero lo de “a todos”, ¡es tan complicado y comprometido!

Señor,
te pido que me hagas último y servidor de todos,
que me hagas pequeño
o que me des la capacidad de hacerme pequeño.

Señor, gracias
por invitarme cada día,
a pesar de mis resistencias y debilidades,
a ser el último y regidor de todos,
como tú, Señor. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias