25 de noviembre – “Yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro” (Lc 21,12-19)

Dame palabras, Señor,
que me quedo sin voz a la hora de defender a los otros.
Dame sabiduría, Señor,
para no caer en la opinión ni en el juicio fácil.
Dame palabras, Señor,
que de tanto repetir lo mismo, lo mismo ya no dice nada.
Dame sabiduría, Señor,
esa sabiduría que se entiende con el corazón.

Dame palabras, Señor,
que dejen al injusto si razones para su causa.
Dame sabiduría, Señor,
para no perderme en la superficie de las cosas.
Dame palabras, Señor,
que hagan frente a la barbarie y a la sinrazón que vivimos.
Dame sabiduría, Señor,
para descubrir en cada momento qué es lo mejor.

Dame palabras, Señor,
que apacigüen los ánimos, que siembren cordialidad y entendimiento.
Dame sabiduría, Señor,
para crecer en espíritu y en verdad.
Dame palabras, Señor,
que abran al misterio, que provoquen zonas de asombro.
Dame sabiduría, Señor,
para tener los ojos abiertos a todo cuanto acontece.

Dame palabras, Señor,
que todo el mundo pueda entender.
Dame sabiduría, Señor,
para que mi vida sea un libro en el que los demás te lean.
Dame palabras, Señor,
que digan lo que soy:
testigo tuyo en medio del mundo.
Dame sabiduría, Señor,
para que no olvide nunca que eres el centro de mi vida

Dame palabras, Señor,
a las que no podrá hacer frente ni contradecir
ninguno de mis adversarios.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias