25 de septiembre: “Nadie enciende un candil y lo tapa, sino que lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz” (Lc 8,16-18)

Señor Jesús, hazme luz.
Hazme luz en medio de las tinieblas
de tanto dolor como existe en el mundo.
Hazme luz en medio de mis compañeros de trabajo,
de mis hermanas y hermanos de comunidad.

Hazme luz en medio de mi familia,
de modo especial con aquellos que atraviesan momentos difíciles.
Hazme luz, pero una luz que lejos de deslumbrar
y dejar boquiabiertos a los demás,
les ilumine y les ayude a seguir caminando.
Hazme luz compartida, reivindicativa, justa, para todos.

Hazme luz para todos los que entren en contacto hoy conmigo,
que sea razón de vida y esperanza para todos ellos.
Hazme luz que purifica, que aclara,
que ayuda a discernir, que descubre.
Hazme luz en el candelero de esta jornada,
luz que proceda de ti, luz que no se apaga
con las pequeñas y grandes corrientes que me rodean.

Hazme luz desde la certeza
de que una vela no se gasta más rápido por compartir su llama,
sino que se multiplica si se comparte con los demás.
Así te lo pedimos.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias