26 de abril – “Vosotros sois la sal de la tierra. Vosotros sois la luz del mundo” (Mt 5,13-16)

Señor Jesús,
cómo me gustaría ser esa sal y esa luz
para el mundo en el que vivo.
Me conoces bien, estoy dispuesto,
quizás no del todo preparado,
pero dispuesto.
Cuenta conmigo para condimentar
aquello que necesite tener sabor
e iluminar aquello en lo que haya oscuridad.

Señor Jesús,
qué suerte pensar y sentir
que confías en nosotros,
que nos ves capaces de transformar el mundo
y a eso nos llamas cada mañana.
Gracias por pensar en nosotros,
por recordarnos que somos sal y luz,
y que el mundo espera que así vivamos.

Señor Jesús,
en este nuevo día te pedimos fe, esperanza y caridad.
Serenidad y discernimiento.
Autoridad en el servicio
y sencillez en los modos.
Fraternidad en las relaciones
y silencio para nuestra oración confiada.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias