26 de enero – “La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad al Dueño que envíe obreros” (Lc 10,1-9)

Señor ¡hay tanto por hacer!
¡Hay tantos retos que afrontar,
tantos desafíos a los que hay que dar respuesta,
tantos proyectos que hay que iniciar,
tantas personas a las que hablarles de ti!

La mies es mucha y los obreros pocos.
Las necesidades son tantas y las manos para ayudar tan pocas.
Las pobrezas y miserias son todavía tan graves
y la solidaridad tan débil.
Las injusticias son de tal calibre
que son necesarias muchas más mujeres y hombres justos.
La desigualdad es tan evidente
y los extremos tan acentuados
que necesitamos mujeres y hombres
que medien, que repartan,
que se comprometan en equilibrar este desequilibrio
tan extendido como inhumano.

La mies es mucha y los obreros pocos.
Envíanos obreros, Señor.
Envíanos hombres y mujeres
con ganas de transformar el mundo,
con ganas de anunciar con alegría tu Evangelio,
con ganas de meterse en el barro de la vida
y sacar de él a quien ya no puede por sus propias fuerzas,
con ganas de orar y celebrar por los demás,
con ganas de hablar de tu reino y obrar desde él.

Señor, envíanos obreros a tu mies.
Así lo deseamos, así te lo pedimos. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias