26 de mayo – “Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros” (Mc 10,28-31)

Señor Jesús, ¿qué quieres decir
con que “muchos primeros serán últimos
y muchos últimos primeros”?
¿Acaso debo ser el último en todo para ser primero?
¿Acaso debo ser un perdedor, o un masoca,
o un cobarde, o un ignorante, o un débil?
Cuando hablas de primeros y de últimos, ¿de qué estás hablando?

Señor Jesús, conociéndote,
creo saber qué quieres decirme:
lo débil, lo despreciado, lo excluido, lo apartado,
lo desahuciado, lo vetado… es para ti lo primero,
lo más importante, allí donde tu amor, tu misericordia,
tu compasión y tu salvación
se dirigen siempre de modo prioritario.

Señor Jesús, haz que sepa descubrir a los últimos,
haz que aprenda a acercarme a ellos
para ayudarles a recuperar su dignidad,
para luchar por su rehabilitación,
para comprometerme junto a ellos por la justicia que no conocen,
para poder ofrecerles oportunidades,
para resucitar en ellos todo cuanto ha muerto.

Señor Jesús, “muchos primeros serán últimos
y muchos últimos primeros”:
hazme primero entre los últimos,
primero en el estar, en el servir, en el perdonar,
en el transformar, en el confiar,
en el amar y en el orar con y por ellos. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias