26 de septiembre – “¿Quién dice la gente que soy yo? Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” (Lc 9,18-22)


Señor, la gente dice mucho sin decir,
dice mucho sin conocer,
dice mucho de oídas,
dice mucho de lo que otros dicen y opinan,
dice mucho sin decir nada de lo esencial,
dice mucho hasta cuando nada dice.

Señor, yo digo de ti que eres hermano,
amigo y compañero de camino, salida y meta,
sueño y horizonte,
utopía, profecía y esperanza,
Maestro y mentor, modelo y razón de mi vida.

Señor, yo digo de ti que eres mi amanecer y la luz de mi vida,
la palabra oportuna cuando me quedo sin palabras,
el mejor de los silencios cuando necesito paz,
el perdón y la misericordia desbordantes cuando menos las merezco.

Señor, yo digo de ti lo que los demás ven en mi cuando te nombro,
cuando te invoco, cuando te rezo, cuando te celebro,
cuando no logro entenderte y a pesar de todo
te acepto y acepto tu voluntad.

Señor, la gente dice de ti muchas cosas, algunas preciosas,
otras demasiado sofisticadas;
unas muy teológicas y otras poco contrastadas… la gente dice…
Y yo digo que eres hermano, amigo y compañero,
utopía, justicia y esperanza para todos.
Haz que diga lo que eres sin más pretensión
de que te conozcan, te amén y te sigan. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias