28 de abril – “Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros” (Jn 15,9-11)

Señor,
haznos hombres y mujeres alegres,
siempre dispuestos a la sonrisa cómplice,
a la fiesta en la que todos son bienvenidos,
al juego en el que nos hacemos niños,
a los gestos de cariño
que sólo ven la luz cuando el corazón vive contento.

Señor,
tú nos has hablado
para que tu alegría esté en nosotros
y en nosotros permanezca hasta llegar a su plenitud,
hasta experimentarla sin manchas,
sin sombras sin fisuras.
Haznos hombres y mujeres alegres,
gozosos de sabernos amados sin medida,
perdonados infinitamente,
destinatarios siempre de una misericordia
que no conoce fin.

Señor,
tu alegría está en nosotros:
haz que vivamos desde ella,
que viéndonos los demás vean tu alegría
y tus ganas de que vivamos felices
haciendo felices a los demás.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias