28 de mayo – “Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora” (Jn 16,12-15)


Señor de la vida,
al salir hoy a la calle
la realidad de muchos o de pocos, según se mire,
me ha golpeado con fuerza.

Personas desfiguradas por enfermedades
que han de sentir y padecer las miradas indiscretas de los demás.

Personas que apenas pueden caminar
y que para subir o bajar un simple escalón
han de realizar verdaderos esfuerzos.

Personas que vagan y deambulan de un lado a otro de la ciudad
cargadas con todas sus posesiones
que apilan y cuelgan de un carro de la compra.

Personas que desde que sale el sol hasta que se pone
se dedican a rebuscar metal, papel,
trastos de todo tipo entre la basura
para recibir por ello unas monedas.

Personas solas, entristecidas, desencantadas,
pobres de no tener y miserables por tener demasiado.

Personas que piden limosna de rodillas
en medio del barullo de la gente, en mitad de las aceras.

Personas sin memoria, sin casa, sin trabajo,
sin un baño, sin un abrazo, sin comprensión,
sin ayuda, sin cariño, sin dignidad.

Señor de la vida,
al salir hoy a la calle he comprendido
que con todo no puedo cargar yo y que todo no lo puedo comprender ahora
pero que algo he de hacer ahora. ¡Envíame! Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias