5 de diciembre: “Jesús se llenó de la alegría en el Espíritu Santo” (Lc 10,21-24)

Queremos, Señor Jesús, llenarnos de esa alegría,
sabernos acompañados, sentirnos profundamente amados y acogidos.

Nos gustaría experimentar esa verdadera alegría
que hace que lo más insignificante se convierta en motivo de felicidad, que hace que todo sea visto desde su mejor lado, que nos lleva de la mano y saca de nosotros lo mejor.

Queremos, Señor Jesús, vivir en ti,
sonreírle a la vida y a la gente que nos rodea,
ser razón de nuevas iniciativas, la primera piedra de algo que nace,
el motivo que mucha gente necesita para recobrar la esperanza y las ganas de vivir.

Nos gustaría hoy, Señor Jesús, vivir como bienaventurados
que después de haberte conocido ya sólo nos queda seguirte,
darte a conocer y testimoniar con nuestra vida que contigo la alegría está bien fundamentada.

oscar.alonso © oracionesdiarias