28 de septiembre: “Y tenía ganas de ver a Jesús” (Lc 9,7-9)

Señor Jesús, como el virrey Herodes,
todos los hombres y mujeres de buena voluntad querríamos verte.
Y un día más, a nuestro deseo de mirarte a los ojos,
cara a cara, sin mediaciones ni traducciones,
tú nos dices:

Sal a la calle,
estoy en esta nueva jornada de vida y de trabajo.
Sal a la calle,
estoy en el rostro de todos y cada uno de tus hermanos.
Sal a la calle,
estoy en el corazón de todo aquel que busca la verdad.

Sal a la calle,
estoy donde alguien necesita cariño, calor, escucha y ayuda.
Sal a la calle,
estoy presente en la eucaristía celebrada o reservada en los templos.
Sal a la calle,
estoy donde haga falta un rayo de esperanza.
Sal a la calle,
estoy donde la gente sonríe, es feliz y contagia alegría.

Sal a la calle y mira a la gente a los ojos,
sonríe, sé educado… en ellos estoy yo.
Sal a la calle y cuando veas a alguien
pidiendo, llorando, solo… en ellos estoy yo.
Sal a la calle y cuando creas no encontrarme,
busca dentro de ti. Allí habito yo.

Señor Jesús, que tengamos ganas de verte,
ganas de hacer el bien,
ganas de ser y hacer felices a todos los demás.
Así te lo pedimos.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias