29 de abril – “Yo he venido al mundo como luz, y así el que cree en mí no quedará en tinieblas” (Jn 12,44-50)

Señor, una cosa necesito: luz.
Luz que ilumine mis discernimientos y decisiones.
Luz que me posibilite encontrarme con lo más profundo de mí mismo.
Luz que me haga ver bien lo que hay a mi alrededor.
Luz que me lleve al encuentro con los demás,
de modo especial con los demás que tenemos por nadies.

Luz que me haga una persona justa,
ponderada, ecuánime, equilibrada.
Luz que me oriente en mis opciones y acciones.
Luz que me acompañe al caminar
y me haga descubrir nuevos senderos, los tuyos.

Luz que me ayude a ayudar, que me invite a servir
y a sentir qué se siente cuando uno se pone
en el lugar de los otros hasta convertirse en uno de ellos.
Luz que lejos de acomodarme, tranquilizarme
y darme seguridad me mantenga manos a la obra,
preparado, centinela vigilante.

Luz que me haga verte en todo y en todos.
Luz que ilumine todas mis horas,
sobre todo las noches oscuras y las tinieblas.
Luz que me haga creer más en ti
para vivir siempre iluminando con tu luz. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias