29 de septiembre – “El más pequeño de vosotros es el más importante” (Lc 9,46-50)


Señor, si ser de los pequeños,
si no ser de los mejores,
ni de los que todos miran,
ni de los que lo tienen todo,
ni de los que nada les falta es lo que tú nos pides,
¿por qué andamos siempre intentando ser de los “mayores”,
de los importantes, de los referentes,
de los que necesitan que les miren,
de los que miran por encima para poder sentirse bien?

Señor, si el más pequeño es el más importante,
¿por qué para nosotros ser el más importante
va asociado casi siempre con el que da la nota,
con el que llama la atención a destiempo,
con el que bromea haciendo daño con sus bromas al que ya está herido,
con el que se mofa de su fuerza ante el más débil?

Señor, si nos quieres pequeños, sencillos, humildes,
desprovistos de complejidades, desapropiados de cosas,
alegres como los niños que se saben amados
por sus padres sin condiciones,
¿por qué nos esforzamos tanto en ser de otro modo?

Señor, haz que nos atrevamos a razonar como tú,
haz que comprendamos y adquiramos tu lógica,
la lógica de Dios, que hace grande lo pequeño,
importante lo cotidiano,
bienaventurado lo que parece un fracaso
y bendito lo que para otros es motivo de escándalo.

Señor, haznos pequeños. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias