3 de diciembre – “¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?” (Mt 15,29-37)

Señor, ¿de dónde?
¿De dónde vamos a sacar panes suficientes
para saciar a tantos que no tienen
qué llevarse a la boca todos los días?

Y la respuesta, nos dices siempre,
está en nosotros mismos:
compartir lo que poseéis,
dividir cuanto tenéis,
multiplicar todo lo que encontréis,
dad sin medida…

Señor, ¿de dónde?
¿De dónde vamos a sacar panes suficientes
para saciar a tantos que no tienen
trabajo, no casa, ni ayuda ni compañía?

De nuestro corazón solidario y apasionado,
de nuestro corazón que cuando así lo dispone y tú le acompañas
es capaz de saciar hambrunas,
de apaciguar tensiones,
de sanar heridas, de pacificar violencias,
de reconstruir puentes,
de abrir puertas,
abrazar y entregarse por doquier.

Señor, ¿de dónde?
¿De dónde vamos a sacar panes suficientes
para saciar a tantos que viven solos,
desahuciados, indignados, excluidos?

De lo que tenemos, puesto a disposición,
porque tú, después de dar gracias,
lo multiplicas hasta que haya pan para todos… y sobre.

Hazme así, Señor. Haznos así. Haznos pan.
Que mi corazón sea y sienta como el tuyo.
Que me conmueva la necesidad de los otros
y mi corazón lata fuerte,
a tu ritmo siempre apasionado. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias