3 de diciembre – “El que escucha mis palabras y las pone en práctica, edifica su casa sobre roca” (Mt 7,21.24-27)

Señor, háblame.
Susúrrame al oído qué quieres de mí,
qué crees que debo hacer,
qué debo esperar.

Indícame con tus palabras
cuáles han de ser las mías,
haz que entienda que no se trata sólo de escucharte,
de leerte, de saberme de memoria cuanto dices,
sino que para que eso tenga sentido
he de ponerlo en práctica.

Señor, que escuche,
reflexione y traduzca en hechos,
en gestos y en acciones concretas lo que dices.
Que yo sea tu Palabra en la calle,
en el trabajo, en mis relaciones,
en la defensa de quien necesita ser defendido.

Señor,
ayúdame a edificar mi casa
(mi vida, mi proyecto, mis opciones…)
sobre roca.
Sé tú el fundamento y la razón de mi vida.
No dejes que me dedique a perder el tiempo,
a edificar sobre arena,
a hacer demasiadas cosas
pero no dejar que ninguna eche raíces.

Señor,
una mañana más,
gracias por la vida,
por tu Palabra y por estar cerca.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias