3 de marzo – “Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? (Mc 10,17-27)

Maestro bueno,
si la vida eterna no es fruto de la casualidad,
ni sólo del esfuerzo,
ni cosa de suerte,
ni una posibilidad imposible,
ni un premio,
ni un seguro,
ni un contrato,
ni una ilusión para ingenuos,
ni una recompensa,
ni una especie de intento final…
…si la vida eterna no es nada de eso,
sigo interesado en tener parte en esa herencia.

Maestro bueno,
si la vida eterna es promesa y proyecto,
es futuro y horizonte,
es vida plena y para todos,
es utopía y regalo,
posibilidad y pasión apasionada,
justicia justa y esperanza cierta…
…si la vida eterna es eso,
sigo interesado en tener parte en esa herencia.

Para heredarla me pides que sirva,
que viva, que perdone, que venda cuanto tengo,
que reparta lo que me quede,
que te sea fiel en el amor,
que te siga sin mirar atrás,
que no eche cuentas y que perdone sin límites.. aquí me tienes dispuesto.

Gracias, Señor,
por recordarme que tengo parte contigo. Amen

oscar.alonso©oracionesdiarias