3 de noviembre: “Jesús, tocando al enfermo, lo curó y lo despidió” (Lc 14,1-6)

Señor Jesús, tócame,
siente mis dolores y mis heridas,
mis durezas y mis contracciones,
mi cansancio y mis enfermedades.

Señor Jesús, tócame que estoy enfermo:
me falta silencio,
me falta escucha,
me falta atención.
Es pobre mi acompañamiento,
es flojo mi servicio
y a veces está desaparecida mi humildad.

Señor Jesús,
tócame que me siento débil:
débil para comprometerme,
débil para reconocerme necesitado de misericordia,
débil para querer aprender a amar más y a amar mejor.

Señor Jesús, tócame, cúrame y envíame.
Necesito saberme limpio,
necesito saberme sanado de mis mediocridades
y de mi falta de visión,
necesito que me envíes.
Acompaña mis pasos hoy.
Que no pise a nadie.
Que levante a quien caiga y que,
como tú, toque y sane.
Así te lo pedimos.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias