3 de noviembre – “Sal corriendo a las plazas y calles de la ciudad y tráete a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los cojos” (Lc 14,15-24)

Señor,
¡si vieras cómo están nuestras calles y plazas de gente sin hogar,
sin casa, sin alimento, sin ropa para vestirse,
sin higiene, sin esperanza!
Nosotros no necesitamos salir corriendo para encontrarlos,
es el pan nuestro de cada día.
Y cada día son más.

¿Qué no estamos haciendo?
¿Qué estamos haciendo mal?
¿Qué nos ocurre que vivimos
y dormimos tranquilamente
sin que tanta injusticia nos interpele,
nos despierte,
nos conmueva y nos comprometa?
¿Qué nos pasa, Señor?

En la oración de hoy te pedimos
que despiertes nuestra conciencia,
que nos sintamos conmovidos y revueltos
por la vida destruida de tantos,
que salgamos a las calles y plazas a saber de ellos,
a atenderlos, a buscar soluciones, a quererlos,
a buscarles casa y pan, educación y salud,
horizonte y futuro.

Señor,
que los últimos no sean para nosotros
algo que tiene que haber,
sino algo que convierta nuestro corazón
y nos haga reaccionar en un mundo tan ciego,
tan indiferente y tan injusto con los más débiles.

Señor, despiértanos.
Haz que respondamos a los gritos de tantos hermanos
que apenas tienen ya voz. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias