3 de octubre 2016: «¿Y quién es mi prójimo?» (Lc 10,25-37)

Señor, ¡tantas veces me pregunto esto!
Sé de sobra quién es mi familia,
mis amigos, mis conocidos…
pero, ¿quién es mi prójimo?
Aunque creo que observar la realidad
responde de inmediato a esta pregunta.

Señor,
contemplo con asombro cómo miles de seres humanos
vagan por el mundo buscando
un sitio donde ser recibidos y queridos,
se me empapan los ojos de lágrimas
cuando contemplo atónito
como millones de personas
todavía a estas alturas
pasan hambre y sed,
hasta el punto de morir de hambre y de sed.

Señor,
hay días que me gustaría bajarme de este planeta,
sobre todo cuando veo de qué es capaz el ser humano
con tal de tener poder, de ganar más dinero,
de poseer lo que sea a costa de lo que sea… por doquier.

Señor,
mi prójimo, próximo o lejano,
es todo ser humano, todos los seres humanos. Todos.
De modo especial aquellos
que no pueden ya ni gritar las injusticias,
ni defenderse, ni gozar de una vida estable,
equilibrada y en paz.
Mi prójimo es todo aquel que me recuerda
que amar más y amar mejor
es la única ley universal.
Mi prójimo me recuerda qué rostro tienes.
Haz que trate a mi prójimo como té deseas,
como tú haces: sólo por amor.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias