3 de octubre – “Quien a vosotros os escucha a mí me escucha” (Lc 10,13-16)

Señor, gracias por invitarme a ser tu voz:
voz de los sin voz,
voz de quienes gritan y nadie atiende su clamor,
voz de todo aquel que busca razones de vida y esperanza,
voz de tantos hombres y mujeres
que claman justicia y que viven bajo la amenaza,
la coacción, el abandono o el poder
de quienes sólo saben de poder.

Señor, gracias por permitirme escucharte,
por escuchar tu Palabra cada día
y cada día hacerme un poco más tú,
un poco más yo, un poco más yo en ti.

Señor, gracias porque te escucho y advierto ¡en tantos lugares!
En mis padres, en mis hermanos,
en mis amigos, en mis maestros, en mis compañeros…
¡En tanta gente que me habla de ti sin nombrarte!

Señor, gracias por darme la responsabilidad de pronunciarte
y que al hacerlo otros te escuchen, te vean, te identifiquen.
Gracias por hacer que mi vida te transparente a ti
y pueda yo llevarte a los demás
porque mis palabras, gestos y acciones hablan de ti,
de tu proyecto, de la alegría con la que te gustaría que todos viviésemos.

Gracias, Señor, por recordarme un día más
que soy tu rostro, tus manos, tus palabras… Tú para los demás. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias