30 de enero – “El reino de Dios es como un grano de mostaza: al sembrarlo es la semilla más pequeña” (Mc 4,26-34)

Señor, pequeñas cosas.
Cosas sencillas.
Humildes cosas.
Cosas simples, de andar por casa,
cotidianas, rutinarias,
del día a día.
Eso es el reino.

Señor,
como un grano de mostaza
es tu Palabra, tu Proyecto y tu Promesa:
al principio no se ve,
quizás a mitad de camino tampoco,
pero va creciendo por dentro,
va echando raíces y cuando rompe la corteza de la tierra
crece con vigor porque está bien fundamentado.

Señor,
cosas de todos los días.
Cosas insignificantes.
Casi inapreciables.
Gestos preñados de ternura.
Locuras que hacen mucho bien, compartidas.
Acciones que salen del corazón sin pensarse.
Palabras que sanan y fortalecen,
que regeneran y esperanzas.
Eso es el reino.

Señor,
hoy te pido que me hagas confiar más en ti.
Que confíe en que de la semilla
(del gesto, de la palabra, de la acción)
más insignificante nace tu reino.

Hazme como la semilla de mostaza:
pequeño, humilde pero cargado de vida,
de horizonte y de esperanza. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias