30 de mayo de 2017: “Ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti” (Jn 17,1-11a)

Señor Jesús,
si la vida eterna es que te conozca a ti,
¡quiero esa vida!
Quiero saber de ti, de tu vida,
de tus palabras de esperanza,
de tus gestos solidarios,
de tus acciones milagrosas,
de tu ternura y compasión.

Señor Jesús,
si la vida eterna es conocerte a ti, ¿yo te conozco?
¿Sé advertirte a mi lado, mientras camino,
cuando estoy con los demás,
cuando me tropiezo con la miseria de los últimos,
cuando siento que alguien me necesita,
cuando rezo o cuando celebro la eucaristía?

Señor Jesús,
si la vida eterna es experimentar que me quieres con locura,
que puedo permanecer en tu presencia siempre,
que acompañas en silencio mis pasos,
que me guías a pesar de mis resistencias,
que me perdonas aunque caiga una y otra vez
en las mismas cosas… ¡quiero esa vida!

Señor Jesús,
haz que no olvide nunca
que “ésta es la vida eterna:
que te conozcan a ti, único Dios verdadero,
y a tu enviado, Jesucristo”.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias