30 de mayo – Concédenos, Señor, tu alegría insobornable


La diversión tiene precio y propaganda
y sus mercaderes son expertos.
Se alquila la evasión fugaz
con sus rutas exóticas y vanas.

Se bebe el gozo con tarjetas de crédito
y se estruja como un vaso desechable.

Pero tu alegría no tiene precio,
ni podemos seducirla.
Es un don para ser acogido y regalado.

Concédenos, Señor, tu alegría sorprendente.

Más unida al perdón recibido
que a la perfección farisaica de las leyes.
Encontrada en la persecución por el reino,
más que en el aplauso de los jefes.

Crece al compartir lo mío con los otros,
y se muere al acumular lo de los otros como mío.
Se ahonda al servir a los criados de la historia,
más que al ser servidos como maestros y señores.

Se multiplica al bajar con Jesús al abismo humano,
se diluye al trepar sobre cuerpos despojados.

Se renueva al apostar por el futuro inédito,
se agota al acaparar las cosechas del pasado.

Tu alegría es humilde y paciente
y camina de la mano de los pobres.

Concédenos, Señor, la “perfecta alegría”.
La que mana como una resurrección fresca
entre escombros de proyectos fracasados.
La que no logran desalojar de los pobres ni la cárcel
de los sistemas sociales ni los edictos arbitrarios de los amos.

La decepción más honda y golpeada
no puede blindarnos para siempre
contra su iniciativa inagotable.

Tu alegría es perseguida y golpeada,
pero es inmortal desde tu Pascua.

Concédenos, Señor, la sencilla alegría.
La que es hermana de las cosas pequeñas,
de los encuentros cotidianos
y de las rutinas necesarias.

La que se mueve libre entre los grandes,
sin uniforme ni gestos entrenados,
como brisa sin amo ni codicia.

Tu alegría es confiada y veraz,
ve la más pequeña criatura amada por ti,
con un puesto en tu corazón y en tu proyecto.

B. G. Buelta sj