30 de octubre – “Es lícito curar los sábados, o no?” (Lc 14,1-6)

Señor,
¿es lícito emocionarse al ver tanta injusticia todos los días?
¿Es lícito orar por los enemigos?
¿Es lícito amar de balde hasta caer rendido?
¿Es lícito comprometerse por la justicia
un domingo en vez de acudir a la liturgia dominical?
¿Es lícito ser honrado en un mundo
donde la corrupción y la mentira campan a sus anchas
como una especie de ley de vida?

Señor, ¿es lícito acoger sin tener en cuenta raza, lengua, nación, cultura y religión? ¿Es lícito perdonar siempre, mostrar misericordia siempre, es lícito sanar heridas, tender puentes, mediar en los conflictos, buscar la unidad, ser compasivos?

Señor,
¿es lícito curar los sábados, o no?
Es lícito porque el amor no conoce calendario ni reloj,
ni sabe de diferencias ni divisiones.
Es lícito porque ser cristiano es precisamente
vivir en el amor y del amor hacer la bandera de nuestra vida.
Es lícito porque sólo si
cuidamos con pasión y misericordia lo humano,
lo humano se salvará y llegará a plenitud.

Señor,
¿es lícito que te quiera hoy con todo el alma
y que se note en mi modo de comportarme con los demás?
Sea lícito, Señor.

oscar.alonso©oracionesdiarias