31 de diciembre – “Jesús, Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad” (Jn 1,1-18)

Señor, termina el año, echamos la vista atrás…
y descubrimos ¡Tanta vida! ¡Tantos regalos!
¡Tantos buenos momentos, tantos sueños cumplidos,
tantos proyectos en marcha,
tantas sonrisas compartidas
¡Tantas heridas,
tantas pérdidas y lagrimas!

Señor, termina el año
y nos pides que agradezcamos y confiemos,
que sigamos apostando por la vida y por la esperanza de todos.
Nuestro mundo sigue necesitando razones para la alegría,
para la vida y la esperanza.
Demasiadas guerras, conflictos, enfermedades,
desastres naturales, violencia, accidentes, injusticias y desigualdades
siguen llenando demasiados días
de nuestro calendario.

Señor, termina el año y te agradecemos
que sigas a nuestro lado, que tenemos fe en ti y en tu Palabra,
que nuestra vida tiene sentido porque en ti lo busca y encuentra,
que cada día alguien convierta su corazón al amor,
al servicio y al compromiso con nuestro mundo.

Señor, termina el año y te pedimos
que nos des fuerzas en los momentos de dificultad
y nos abraces en los momentos de dolor, de desconcierto y de tristeza.
Te pedimos fe, esperanza y caridad.
Te pedimos que en la felicidad seamos sencillos y entregados,
y que en la necesidad seamos desapropiados y confiados.
Te pedimos más paz, más justicia y más sentido común.

Señor, termina el año y comienza otro.
Que nuestros deseos coincidan con los tuyos
y que nuestra voluntad no sea otra cosa que un reflejo de la tuya.
Que busquemos la felicidad verdadera
y que al compartirla se multiplique
para que la vida de todos se llene de gracia y de verdad. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias