31 de mayo – “¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!” (Lc 1,39-56)

Señor Jesús,
hoy termina este mes
en el que la Iglesia, los cristianos
y un incontable número
de hombres y mujeres de buena voluntad
se han acercado a María, tu madre,
de un modo especial.

Señor Jesús, María,
bendita entre las mujeres,
es para cada uno de nosotros
esa madre siempre atenta,
siempre con el corazón en vilo,
siempre dispuesta y discreta,
siempre fiel y siempre pendiente de sus hijos.

Señor Jesús,
María es modelo de mujer,
de mamá, de compañera, de discípula,
de fidelidad a Dios y de cuidado a los hermanos.
Ahora que termina este mes
especialmente dedicado a ella,
te pedimos que todas esas flores y oraciones
en su nombre lleguen a ti
y hagas que María nos acompañe al caminar,
que nos haga decididos para decirte sí,
que nos cuide e interceda por nosotros
ante Dios Padre.
Así sea y así te lo pedimos

oscar.alonso©oracionesdiarias