31 de mayo de 2017: “¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! (Lc 1,39-56)

Señor Jesús,
finalizamos este mes de mayo
dedicado especialmente a tu madre, María,
con la fiesta de la Visitación.
Con toda la Iglesia hoy decimos:
¡Bendita tú entre las mujeres,
María, y bendito el fruto de tu vientre!

Señor Jesús,
gracias al sí de María te hemos conocido,
gracias a su disponibilidad
el proyecto de Dios se hizo realidad,
gracias a su seguimiento nosotros somos discípulos hoy,
gracias a su servicio desinteresado
hemos conocido la hondura
y la profundidad de lo que nos pide tu Evangelio.

Señor Jesús,
hoy damos gracias al Padre por María,
esa mujer de su tiempo, valiente y entregada,
confiada y fiel.
Esa mujer que cambió
la historia de la humanidad para siempre.
Esa mujer que te dio a luz, que te crio,
que vio cómo emprendías un camino
que era el de la voluntad de Dios
y que te acompañó cada día, hasta el final.

Esa mujer, Señor Jesús,
que reunió a la comunidad
y la impulsó a salir de nuevo a proclamar
que su Hijo había resucitado,
que Dios cumple sus promesas,
que uno recibe el ciento por uno
cuando se entrega sin condiciones
y confiado en el amor de Dios.

Señor Jesús,
hoy con toda la Iglesia decimos:
¡Bendita tú entre las mujeres, María,
y bendito el fruto de tu vientre!
Acompaña nuestro caminar.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias

Documentos