4 de septiembre: “Se quedaban asombrados de su doctrina, porque hablaba con autoridad” (Lc 4,31-37)

Señor Jesús,
haz que también nosotros quedemos asombrados por tu Palabra,
por tus gestos y acciones, por tu cercanía y tu sensibilidad.
Haz que tu alegría sea nuestra alegría y tu vocación de servicio, la nuestra.

Señor Jesús,
haz que reconozcamos la autoridad de tus palabras
y en ellas descubramos aquello que necesitamos
para seguir caminando siendo sal y luz,
levadura en la masa y motivo de verdadera alegría para tantos.

Señor Jesús,
que todos vean en nosotros hombres y mujeres con autoridad,
es decir, personas coherentes con tu Palabra,
entregadas a la misión y apasionadas por la vida.
Haznos creyentes creíbles.
Haz que no perdamos nunca la capacidad de asombro ante tu persona,
tus palabras y el ejemplo de tu vida. Así te lo pedimos.
Así sea

Oscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC
oscar.alonso©oracionesdiarias