4 de octubre: “Sígueme” (Lc 9, 57-62)

Solemnidad de San Francisco de Asís

Ojalá, Señor, te sigamos como Francisco.
Ojalá su ejemplo de vida evangélica acompañe e ilumine nuestra propia experiencia de ti.
Ojalá aprendamos de él su ser…

Relajado.
No jerárquico,
ajeno a las categorías.
Simple, indocto, desnudo sobre la nieve. Súbito.
Homogéneo.
Primero en la pobreza, en la fiesta del frío.
Abstracto, delicado, limpio de corazón.
Dueño de una montaña diminuta.
Monocromo, concreto, carne sobre la tierra.
Audacia y sencillez donde descansan los intelectuales.
Enamorado, herido cinco veces.
Solar. Aventurero.
Indistinto del cosmos.
Astronauta de humilde
escafandra. Teorema tranquilo, de una línea.
Sorpresa de los atlas.
Nombre puro de amor junto al océano.
Colega de los pájaros.
Lobezno.
Hermano de las cosas.
Criatura.
Poeta.

Juan Antonio Glez. Iglesias

Oración simple

Señor, hazme un instrumento de tu paz.
Donde hay odio, que lleve yo el amor.
Donde haya ofensa, que lleve yo el perdón.
Donde haya discordia, que lleve yo la unión.
Donde haya duda, que lleve yo la fe.
Donde haya error, que lleve yo la verdad.
Donde haya desesperación, que lleve yo la alegría.
Donde haya tinieblas, que lleve yo la luz.
Maestro, haz que yo no busque tanto ser consolado como consolar;
ser comprendido como comprender;
ser amado como amar.
Porque es:
Dando que se recibe;
Perdonando que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la vida eterna.
Amén

oscar.alonso © oracionesdiarias