5 de abril de 2017: “En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es esclavo” (Jn 8,31-42)

Señor Jesús,
al final de esta cuaresma somos invitados,
una vez más,
a ponernos en tu presencia con lo que somos y hacemos,
con lo que sentimos y deseamos,
y descubrirnos ante ti necesitados de perdón.

Señor Jesús,
nos sabemos esclavos porque nos reconocemos limitados,
inclinados hacia opciones y acciones
que no se corresponden con lo que deberíamos vivir.
Nos reconocemos indiferentes a muchas cosas
que deberían preocuparnos y ocuparnos.
Nos reconocemos vulnerables ¡tan vulnerables!

Señor Jesús,
nos reconocemos pecadores.
Alejados de tu Palabra, de tu modo de proceder,
de tus gestos, de tus prioridades…
alejados de aquellos que más necesitan razones de vida y esperanza.

Por eso, Señor Jesús,
hoy te rogamos que perdones
todo aquello que en nuestra vida nos esclaviza,
nos paraliza y nos acomoda.
Todo aquello que necesita ser cambiado
y convertido a tu Proyecto.
Así te lo pedimos.
Así sea

 

oscar.alonso © oracionesdiarias