5 de febrero – “Cuando lo escuchaba, quedaba desconcertado, y lo escuchaba con gusto” (Mc 6,14-29)

Señor Jesús,
al igual que Herodes escuchaba a Juan el Bautista,
el profeta de Dios, el que te señaló como cordero de Dios,
el que invitaba a seguirte,
el que fue precursor de todo tu proyecto,
a nosotros también nos gustaría escucharte,
dejarnos desconcertar un día más por tu Palabra
que habla al corazón
y sentarnos a tu lado
a gustar internamente cuanto nos digas.

Señor Jesús,
necesitamos más tiempos a solas contigo.
Necesitamos leer y escuchar más asiduamente tu Palabra.
Necesitamos poner la vida en nuestras manos
y presentártela sin recortes ni apariencias.
Necesitamos mayor disponibilidad
para que nadie se sienta solo, indefenso, triste o abandonado.
Necesitamos que crees en nosotros
el gusto por gozar de tu compañía cada día,
a cada instante… siempre.

Señor Jesús,
que nos desconcierte lo que nos dices y nos mueva,
nos transforme, convierta nuestras opciones,
cambie nuestras acciones
y nos comprometa un poco más
en la construcción de tu reino.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias