5 de octubre 2016: “Y no nos dejes caer en la tentación” (Lc 11,1-4)

“Hazme instrumento de tu paz”

Señor Jesús,
de la tentación de querer tener siempre más, libérame.
De la tentación de creer
que me basto y me sobro, libérame.
De la tentación de pensar
que la culpa de todo la tienen los otros, libérame.
De la tentación ilusa de creer
que yo nunca me equivoco, libérame.

Señor Jesús,
de la tentación de creer
que todo va bien porque yo trabajo mucho, libérame.
De la tentación de vivir
como si los demás no existieran, libérame.
De la tentación egoísta
de no pensar nunca en los demás antes de pensar en mí, libérame.
De la tentación cotidiana
de mirar a los otros por encima del hombro, libérame.

Señor Jesús,
de la tentación de usar
diferentes varas de medir, libérame.
De la tentación de considerarme
con más derechos que otros, libérame.
De la tentación de la falta de educación,
de la falta de sensibilidad, de la falta de ternura, libérame.
De la tentación de perder la memoria
de aquello que sé que debo convertir, libérame.

Señor Jesús,
de todas mis tentaciones,
especialmente de aquellas que me empobrecen,
empobrecen a los otros y te entristecen enormemente, libérame.
Hazme una persona capaz
de hacer frente a las tentaciones cotidianas
desde la coherencia, la confianza en ti
y el saberme siempre en camino.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias