18 de febrero: “¿Y no acabáis de entender?” (Mc 8,14-21)

En aquel tiempo, a los discípulos se les olvidó llevar pan, y no tenían más que un pan en la barca. Jesús les recomendó: «Tened cuidado con la levadura de los fariseos y con la de Herodes». Ellos comentaban: «Lo dice porque no tenemos pan».
Dándose cuenta, les dijo Jesús: «¿Por qué comentáis que no tenéis pan? ¿No acabáis de entender? ¿Tan torpes sois? ¿Para qué os sirven los ojos si no veis, y los oídos si no oís? A ver, ¿cuántos cestos de sobras recogisteis cuando repartí cinco panes entre cinco mil? ¿Os acordáis?». Ellos contestaron: «Doce».
«¿Y cuántas canastas de sobras recogisteis cuando repartí siete entre cuatro mil?».
Le respondieron: «Siete».
Él les dijo: «¿Y no acabáis de entender?».

———————————-

Señor Jesús, debe ser cierto eso de que no acabamos de entender. Por eso en la oración de esta mañana confiados te decimos:

Danos la capacidad necesaria para estar atentos a la realidad que nos rodea y en la que vivimos, de modo que nos hagamos cargo de ella, sea cual sea.

Danos la fe necesaria para hacer frente a dicha realidad desde ti, no solo apoyados en nuestras fuerzas y saberes, en nuestras estrategias y planificaciones, sino en ti, de modo que podamos cargarnos con ella a la espalda y seguir caminando.

Danos la esperanza necesaria como para poder encargarnos de la realidad sabiendo que eres tú el que salva, el que sana, el que nos señala el camino y el que resucita. Que nos encarguemos de lo que acontece con caridad, sin más interés que el ajeno, sin más motivo que querer más, querer mejor. Sin más condición que no poner condiciones, sin más medida que amar sin medida.

Señor Jesús, es verdad, no acabamos de entenderte, pero queremos que sigas alentando nuestros pasos, acompañando nuestra misión y fortaleciéndonos en la debilidad. Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC